Su amor por la docencia y la Educación Física continúa intacto en la vida del profesor Otto Mario Corado Martínez de 88 años de edad. Los recuerdos y anécdotas de 67 años de trayectoria siguen vigentes.

El profesor Otto Mario Corado Martínez nació un 10 de marzo de 1934 en la ciudad de Guatemala. A los 20 años de edad comenzó a tejer una historia única, al inscribirse en la Escuela Normal de Educación Física: «llegué a la escuela por amor, por invitación de una amiga muy querida y por amor a ella me inscribí» resaltó. El profesor no imaginaba lo que eso significaría en su vida.

La Dirección General de Educación Física, ha sido la casa del profesor Otto Corado durante varios años.

En 1955 se gradúa como maestro de Educación Física e inmediatamente comienza a ejercer como docente en la escuela Rafael García Goyena y en la escuela veinticinco de junio. Han sido alrededor de 20 centros educativos en donde el profesor Otto Corado ha ejercido y dejado sus enseñanzas a estudiantes en los diferentes niveles educativos, entre ellas, la Escuela Normal de Educación Física, a quien le guarda un cariño especial.

Profesor Otto Corado (acostado) capacitando a docentes de Educación Física de Huehuetenango.

El baloncesto…su otra pasión

Por el transitar de la Educación Física el profesor Otto encontró otra pasión: el baloncesto: «esta carrera yo la llamo, la carrera más noble, porque permite no solo dedicarse a impartir clases, sino como entrenador, arbitro o juez «, indicó.

Profesor Otto Corado (primero a la izquierda) junto a un grupo de jugadores de baloncesto de Escuintla en la década de los 90s.

Con esa premisa, el profesor Otto, se profesionalizó como entrenador y fue en 1969 cuando comenzaba a tener satisfacciones: «en el campeonato escolar, dirigiendo al Instituto Belén logramos el campeonato, al ganarle al Sagrado Corazón, quien tenía doce años de ser campeón, una proeza en ese tiempo» indicó.

Su labor como entrenador fue reconocida en el 1969 por la Asociación de Cronistas Deportivos de Guatemala cuando se le asignó el título de Entrenador del año. Hasta el momento es el único maestro de Educación Física que ostenta esa distinción.

Como entrenador, el profesor Otto, recuerda con nostalgia la satisfacción que le dejó dirigir a dos grandes del baloncesto nacional: Leones de Marte y Trias, además fue sub entrenador de selecciones nacionales de Guatemala. Del baloncesto se retiró de manera profesional en el 2002.

A sus 88 años, el profesor Otto Corado mantiene el idilio con el balón.

La Educación Física: un amor que no desvanece

En el 2010, después de 12 años impartiendo clases de Educación Física en el Instituto Dr. Carlos Federico Mora, el profesor Otto Corado decide retirarse como maestro activo.»En ese tiempo llegó el momento de darle paso a los maestros jóvenes, la docencia hizo mucho por mí: lo que tengo en mi vida se lo debo a la Educación Física» puntualizó el maestro, quien actualmente labora en la Dirección General de Educación Física, donde comparte sus conocimiento en beneficio de la cultura física y el deporte.

En la Digef, el profesor Otto, traslada sus conocimientos a los docentes más jóvenes.

Al profesor Otto, se le logra ver por los pasillos y las canchas de la Digef, con la misma actitud, positivismo y carácter que lo caracteriza. Su vinculo de amor por la actividad física y el deporte parece nunca desvanecer. «He estado apasionado durante muchos años con mi trabajo, como profesor, gracias a  la vitamina A, de alumnos, quienes son los que nos dan la fuerza y energía para seguir día a día» finalizó.

En la cancha de baloncesto, escenario deportivo testigo de muchas glorias.

Foto y texto: Misael Patricio